FOTO DEL MOMENTO

FOTO DEL MOMENTO

11 de octubre de 2008

Campeonato de Canarias de Maquetas en Tenerife

El Club de Aeromodelismo Tenerife
ha puesto el listón bien alto.
Ocho participantes: 3 maquetas F4C, 2 semimaquetas F4C-b y tres semimaquetas ARTF. Una lástima que sólo viniera un participante del Club-Escuela Las Palmas, los siete restantes fueron todos del C.A.T. y muchos retirados a última hora. Pero en comparación con el campeonato del año pasado, la organización ha sido impecable y los premios aportados por el Club y los patrocinadores, de un valor muy alto por los que vale la pena competir. También todos los participantes tenían su documentación fotográfica y un cuidado en el acabado que no se había visto antes, quedando evidente que ya hay aeromodelistas canarios que se toman en serio esto de las maquetas según la reglamentación FAI.
En este caso hay que agradecer la labor incansable de Calixto Alberto de León, que no sólo ha sido el organizador de este concurso sino el asesor de la mayoría de los participantes y el que les hizo a casi todos los vinilos de las decoraciones y marcas, ¡qué suerte tienen en Tenerife con este aeromodelista!.
El Sábado se hizo la puntuación estática de todos los modelos y dos mangas de vuelo de los tres participantes en ARTF. El Domingo se hicieron dos mangas de vuelo de las maquetas y semimaquetas, más una tercera manga de los ARTF.
Aquí van unas fotos del Sábado.


Y las fotos del Domingo

En la categoría de maquetas resultó vencedor de Canarias del presente año, Jesús Moisés Afonso (del C.A.T.), con un flamante Mudry Cap 21: 732 puntos en estática y 788 puntos de media de dos vuelos, con una puntuación total de 1520 puntos.

En segundo lugar quedó Yarob Tolouni (Club-Escuela Las Palmas) con un extraordinario helicóptero Lama de turbina, la auténtica definición de maqueta de contrucción propia, pero esta vez "todo hierritos" (por "todo palitos"). Sin embargo su mayor puntuación en estática (855 puntos) se perdió al elegir para el vuelo sólo tres de las cinco maniobras opcionales, de modo que en las dos mangas de vuelo consiguió 614 puntos y en el total se quedó con 1469. Los vuelos los realizó su compañero de club Juan Ramón Marrero, desplazado desde Las Palmas para los vuelos del Domingo, a pesar de que el Sábado su constructor voló personalmente su maqueta con éxito. No se puso impedimento a este cambio de piloto pero hay que recordar que las maquetas de aeromodelismo se diferencian de las maquetas estáticas, en que tienen que volar. Y además, el constructor y piloto tiene que saber llevarlas lo más parecido al avión real, en velocidad, movimiento y suavidad, todo lo cual se puntúa. Parecería inposible que este helicóptero no ganara de entrada al Cap 21, de mucho menor detalle y dificultad de construcción... pero repito que eso es sólo la mitad de una maqueta de aeromodelismo. Si se hubiera tenido la intención de hacer una tabla de maniobras completa, con sólo hacer un mínimo de 4 puntos en las dos maniobras que no se realizaron el primer puesto hubiera sido para este helicóptero.

En tercer lugar de maquetas quedó el veterano socio del C.A.T. Nils Axel, con una Bristol Scout de más de 30 años que, al principio, con una modestia increíble pero natural en este aeromodelista, quería hacerla participar en la categoría de semimaquetas para no entrar en competición con los de las maquetas. Después de la primera valoración general de los jueces se decidió que por su nivel de construcción propia y acabado impecable, no dejaría oportunidad a las semimaquetas y tenía que competir con justicia con las maquetas. Obtuvo 852 puntos en estática (¡sólo 3 puntos menos que el helicóptero!) y desgraciadamente en su primer vuelo perdió la señal del receptor y se estrelló. Una lástima, después de haber hecho un despegue increíble y volar con un sonido y realismo asombrosos. En ese único vuelo incompleto consiguió 403 puntos y en total 1255 puntos. La pérdida de este modelo fue la nota más amarga del día puesto que su valor sentimental era incalculable: así colgó durante muchos años en el techo de la primer tienda de aeromodelismo de Santa Cruz, la Casa Portuguesa. Por ello merece la pena su reconstrucción y verla de nuevo en su elemento natural, que es el aire.

En semi-maquetas F4C-b concursaron Guillermo Hernández (F-15J de turbina), con 386 en estática y 459 de media de dos vuelos, total: 845 puntos; y Juan Dorta (P-51D "Mustang), con 487 puntos de estática y 704 en su único vuelo (se le aflojó la bancada del motor en la primera toma dura), total: 839 puntos. Comentar que la dificultad de vuelo de un reactor no justifica no haberse aprendido las maniobras obligatorias, para hacerlas en sentido opuesto: los giros del ocho a nivel los hizo en acercamiento al piloto, en vez de alejamiento; o dejar de hacer el viraje de 360º descendente en alejamiento, por improvisar y no situarse correctamente para el inicio de la maniobra. Para hacer una tabla de figuras hay que haberlas ensayado un mínimo con antelación, o bien la experiencia de los concursos es un grado.

En donde más se notó las ganas y la ilusión de los participantes fue en el concurso de maquetas ARTF o prefabricadas, la fórmula de iniciación a esta modalidad del aeromodelismo. Se notó la preocupación por detallar los modelos muy por encima de las decoraciones de serie, todas se presentaron con fotografías del avión de referencia y hubo competitividad por volarlas y mejorar la puntuación en tres mangas de vuelo, donde, efectivamente, todos mejoraron de una manga a la siguiente. Comparar los resultados: Primero: Manuel Román (Curtiss P-6 "Hawk"), Estática: 442, Vuelo: 675, Total: 1116 puntos. Segundo: César Montelongo, ¡un niño de 10 años! (P-47D "Thunderbolt"), Estática: 448, Vuelo: 621, Total: 1069 puntos. Tercero: Juan Estévez (North American AT-6 "Texan"), Estática: 414, Vuelo: 568, Total: 982 puntos. Está visto que en esta especialidad el pilotaje de la maqueta es decisivo.

La mejor conclusión de este concurso es que la experiencia enseña. Por tanto mis felicitaciones en particular al Club de Aeromodelismo Tenerife por organizar un concurso FAI de ámbito regional, del que todos sus participantes quedaron animados para seguir practicando esta modalidad y volver a participar en un concurso de carácter oficial en la FECDA. Las maquetas no sólo son gratificantes por las cosas que se aprenden sobre el avión real, sino por el orgullo que deja a los constructores de haber detallado sus propios modelos y la delicia de pilotar un avión de época o en cualquier caso el avión favorito de cada uno. También es digno de elogio el buen ambiente entre los socios del club y la gran cantidad de pilotos juveniles, ¡este Club tiene una buena cantera! Esta FOTO es el mejor premio que se pudo llevar el equipo de padre e hijo participando en este concurso.

Enlace a la página del Club de Aeromodelismo de Tenerife

No hay comentarios: